Regreso a las Incertidumbres del Ego


Y una vez más murió. Y su alma, aún puteada en la infinita espiral de la reencarnación, alcanzó la plenitud del conocimiento comprendiendo, al fin, la concepción divina del universo. Y al despertar de aquel despertar su alma se elevó al cielo dónde le esparaba el mismísimo Dios en chanclas.

Y tras pedirle el libro de quejas y reclamaciones un cataclismo abrió un agujero a sus pies por el que fue arrojado con la indiferencia de una colilla de tabaco a las incertidumbres del ego.

Anuncios

1 Response to “Regreso a las Incertidumbres del Ego”


  1. 1 Adso 30 julio 2009 en 9:18

    mmmmm, no sé a quién te refieres exactamente después de lo llovido…

    Pero despertar a la puta realidad de la que sólo creíamos poseedores a los inmolados por el fuego, es realmente dura. Allí también dijeron que era imposible creerse lo que contaban los exiliados de los Nacis.

    Y es que el Ego, es mucho ego.

    Un abrazo y unas copillas antes del “exilio” laboral no???


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: