Archivo para 31 julio 2007

La Industria Musical o El Ocaso de los Ídolos

Durante mucho tiempo pensé y sentí que mi grupo de Rock vertería bautismalmente su alquímico licor sobre el público, con el mismo halo sobrenatural con el que se abre un antigüo y polvoriento libro lleno de secretos, extendiendo su penumbra de sensaciones como una bocanada de humo a ritmo de acordes remotos y bellos arpegios desheredados hace ya tiempo del Rock.

Tenía en mis manos la misma ilusión con la que impregnaron aquellos jóvenes sus primeros vinilos en la era mastodóntica del rock, algunos con LSD en los albores del hippismo y la guerra de Vietnam y otros bajo la dureza de un barrio obrero de Birmingham (El rock de aquí nunca nos llamó la atención). Yo era el manager. Algo así como el personaje desprovisto de alma y sentimientos que, encargado de abrir paso a la banda en la gran desilusión del arte industrial, se convertía en un ineludible y frio cabrón cuando las cosas no marchaban como debieran. Nunca serví para ello. Seguir leyendo ‘La Industria Musical o El Ocaso de los Ídolos’

Anuncios

¿Duerme mucho el Anacoreta Urbano?

– No soy de dormir ¿Y tú?

– Yo sí, duermo demasiado… me gusta mucho dormir, creo que es uno de los placeres de la vida…; al mismo nivel que el sexo pero más semejante al placer intelectual y existencial de las drogas pues duermo para evadirme de la realidad en muchos momentos y sueño para combatirla en otros. De hecho, ahora estoy durmiendo y tú no eres más que uno de los muchos devenires en la linea argumental de mi indomable subconciente, eres parte de un sueño, ni siquiera un punto y coma. Formas parte de ese submundo al que llega la luz cuando cae el sol o llega el ocaso a una dulce ebriedad.

La Previsible pero Increible Historia del Cantante Yimi Tranka

Madrid, 12:03 Am. Septiembre. Sala de reuniones de una discográfica importante que te cagas.

Los AR (Artist Representation, que en español quiere decir los cabrones que tiran a la papelera las maquetas que los incautos remiten bendecidas de ilusión) tomán agua y patatas fritas de paquete, la multinacional con el rollo de la piratería recortó los gastos del café y los donuts. Las paredes son un hall of fame de discos y fotografías firmadas por estrellas que te cagas que un día reventaron las listas de éxito y al siguiente pusieron una pollería en Albacete. Ahora sólo se acuerda de ellos la señora de la limpieza que dispara limpiacristales a sus jetas. Seguir leyendo ‘La Previsible pero Increible Historia del Cantante Yimi Tranka’