El SIDA ¿Marketing Viral?


Me encanta la conspiranoia, ese término tan despectivo y a la vez quimérico que, indistintamente, inspira fe o escepticismo.  Personalmente, es una pequeña brecha abierta en ese pesado telón que oculta la función a la que nos ha tocado asistir en este espacio-tiempo, una matrix existencial en manos de multinacionales y políticos. Tiendo a pensar en mis etapas más profundas de contemplación que, socialmente, es inevitable escapar del Estado fascista en el que vivimos la mayor parte de la superpoblación y que este, a su vez, condiciona todo nuestro potencial individual humano. Por eso me mantengo con escepticismo y fe en el lado de los conspiranoicos. Es una forma de subversión más (otros optamos por la inteligente ebriedad de la politoxicomanía), que nos guía, utópicamente quizás, hacia una mentira menos contaminada.

Es obvio que vivimos o estamos, mejor dicho, sometidos a un gran y atroz invento que tiene los días contados, sus argumentos comienzan a dejar de ser válidos, comienzan a ser cuestionados. Es nuestro deber hacerlo. Al menos en mi es inherente pues mi infelicidad proviene de dicho sometimiento.

Nos esclavizan con las hipotecas, las energías, la publicidad (no te regalan un reloj, tú eres el regalado…) Nos manipulan con la “cultura”, la “contracultura”, la “subcultura”, El Plan Nacional sobre Drogas, los medios de comunicación… Vivimos en un Estado de miedo, de terrorismo, de falta absoluta de libertades, de morales y éticas adulteradas, de promesas una y otra vez incumplidas que nos devuelven una y otra vez a la infelicidad. ¿Cuando llegará ese salto mental y evolutivo que nos saque de las cíclicas decadencias, necesarias e instauradas metafísicamente, entre dos eras? Os remito al maravilloso Tratado de El Lobo Estepario del amigo Hesse, forma parte de vuestros deberes para casa.

Tengo fe, sigo del lado de los conspiranoicos por muy “piranoicos” que sean. Internet es el último bastión de este tiempo, de esta catarsis evolutiva en la que nosotros, los individuos de mierda, en Albacete o en Nueva York, atrincherados en esta basta red aún por dominar, resistimos y luchamos contra unos pocos que tienen mucho. Espero profundizar más en este tema, a pesar de que sois pocos lectores, la mayoría con un blog sacado del ojete (No. tú no.) No quiero extenderme más, esta entrada da para mucho y me gustaría que fueseis vosotros los que la desarrollaseis con vuestros comentarios, a pesar de que me la pelen…

Disculpad mi antipatía.

Tomaos la deferencia de visitar algún site como este, por curiosidad, y escuchar algo interesante, germen de esta extraña entrada: El SIDA ¿Marketing Viral?. Aunque, por el contrario, también podeis optar por comprar Tamiflu para la fiebre del pollo, Roche os lo agradecerá, gilipollos.

Anuncios

0 Responses to “El SIDA ¿Marketing Viral?”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: