Hagamos un Francés


Una vez más Francia nos vuelve a dar lecciones de cómo se exige a los gobiernos la rectificación o derogación de leyes: el desorden civil, toda una cultura nacional e histórica de la protesta.

Por una parte tenemos a los servicios de transportes públicos (una realidad que también está sucediendo en Argentina donde el carnet de conducir por puntos se combate a pedradas…) y por otra a los estudiantes que son, estos últimos y desde mi perspectiva particular, el estandarte europeo de la lucha estudiantil, al que se han unido además los sindicatos. Sólo hay que ver las imágenes que nos sirven los medios del pitote que están montando esta gente: 100.000 personas en la calle según la organización, 80.000 según la policía, el 70% de Institutos y Universidades chapadas… Igualito que aquí, que hacemos las huelgas y protestamos desde el sillón de casa: no servimos ni de soporte moral a las manifestaciones.

Y me incluyo. Pues aunque no he acudido a muchas protestas por motivos éticos (no me da la gana hacer el gilipollas, que es lo que se va a hacer en la mayoría que nos incumben), me duele contribuir, por una u otra razón, a esta desidia generalizada. De todas maneras, sería utópico pensar en una protesta pública adecuada al desamparo y cachondeo al que estamos sometidos por parte de partidos políticos. Además, aquí las manifestaciones se politizan en menos que canta un gallo y uno pasa de apoyar una causa a ser carne de cañón para las instituciones. España está segmentada, es cierto: la mitad vive en una película Pajares y esteso, la otra mitad en un comic de Mortadelo y Filemón.

La clave de este movimiento, el francés, que debería servirnos de ejemplo al menos en la praxis, está en la propia historia del país. Un pueblo revolucionario en el sentido menos demagógico, ampuloso y bananero al que nos han acostumbrado otras potencias y paises. En cualquier caso: la tradición y la idiosincracia nacional es lo de menos, aunque sea ésta misma la que hace aún estragos sociales, políticos, económicos y culturales en nuestro país.

Aquí nunca hemos dado una lección de semejantes características porque andamos todos borrachos brindando por el Estado de Derecho, la Constitución y la Democracia que no dejan de ser un enorme bozal con el que se apaciguan los ladridos de los inconformistas y la zanahoria con la que andan los burros en este Monopoly. No busco diferencias, no pretendo hacer apología social o cultural de ningún país, pero las evidencias son como una ostia sin mano.

¿Qué podemos esperar de un país en que se revindica el botellón haciendo un macrobotellón?

No sé, releo esta entrada y me da la sensación que alguién me dejará un “¿Porqué no te callas?” en los comentarios. (Eso creo que en su día se lo espetaron a Robespierre y de ahí surgió la guillotina…) De todas maneras no ando muy desencaminado cuando digo que la huelga la hacemos desde el sillón. No pienso mover un dedo hasta que no me despierten los hachazos en la plaza pública.

Anuncios

3 Responses to “Hagamos un Francés”


  1. 1 Evinchi 14 noviembre 2007 en 13:29

    Pues yo te doy la razón… protestar lo que se dice protestar en condiciones lo hacen pocos, la mayoría prefiere refunfuñar en casa y enmendarle la plana al de enfrente, y luego están los descerebrados que aprovechan la confusión para unirse y hacer estropicios enormes amparados en yo estaba pidiendo por mis derechos.

    Pero vamos, esto pasa en un país en el que la gente sale a la calle por el fútbol, se pone politonos del rey diciendo callate y deja lo demás para mañana.

  2. 2 nitro 19 noviembre 2007 en 17:56

    a ver…. los franceses nos llevan diez años de adelanto en todo…mal que me pese …. malditos gabachos!!!

  3. 3 Hasta los cojones 22 noviembre 2007 en 23:33

    Pues si, vivimos en vivo y en directo la desidia de todo un país desde el sofá de nuestras casas. Mientras den puto furgol por la tele, todo lo demás no importa.
    Panda de borregos…
    PD: Todo esto te lo digo apoltronado en la butaca de mi despacho… JA, ja, ja… Anda, si yo también soy un puto borrego 😦

    Penúltimo abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: