Amor Asfáltico


perro-conductor-b.jpg

Cuando conduzco soy la peor persona del mundo.

No, no soy de los que van vomitando reguetón por las ventanillas de un pseudo deportivo de plástico amarillo con las lunas tintadas; No llevo margaritas, mariquitas ni hojitas de marihuana pegadas en la luna trasera y, aunque el tunning me parece una soplapollez, sí quiero ponerle unas llantas bonitas a mi coche: al estilo de la cuádrigas de Ben-Hur: Así podría desmembrar neumáticos ajenos durante las pirulas de cualquier Fernando Alonso engreido y mutilar a los peatones que cruzan la calle a bocajarro. Bruuum! Brummm! Las cuchillas giratorias no pasarían la ITV, lo sé, pero también puedo adosarle a mis ruedas unos cuantos de esos guardarrailes homologados que tanto gustan a los moteros, dicen que cortan y desmembran igual señora, mano de santo, made in DGT. No se asuste usted, corte fino, los del servicio de ambulancias se le llevaran troceado como un gilipollo en bandeja del mercadona.

Lo reconozco: Soy raro: Intento detonar los vehículos de la Policía Local con el poder de mi mente pero es imposible y viene a confirmarme que les resbala todo, la incompetencia no la doblega ni Uri Geller. Yo antes no era así, bueno… sí… pero de mentira. Es la puta dualidad que me acompaña a todos sitios. Hasta hace poco era capaz de detener el coche e intentar hacer entrar en razón a cualquier personaje con la dialéctica para, en última instancia, amenazarle con romperle el esternocleidomastoideo o meterle la rotonda por el culo y largarme sin mediar palabra alguna. Además, con una silla de bebé en el asiento trasero se pierde credibilidad: Ya puedes llevar la cabeza rapada y cosida a brechas, el cuello tatuado con un boli bic de cuando estuviste en el talego, los dedos llenos de oro y la cara de mongolo… que una sillita de bebé es capaz de convertirte en una rodaja de pan Bimbo: una sillita de bebé no es una sillita eléctrica: una sillita de bebé quiere decir cedés princos con grandes éxitos de los Lunis y los Pitufos, muñecos de peluche asomando sus sonrisas picadas de ácaros por la ventana y domingos con la rabadilla peluda del culo al aire mientras el resto del cuerpo pasa el aspirador para recoger gusanitos perdidos allí donde la alfombrilla del coche permanece virgen.

Llevar un bebé en el coche te impide poner rock satánico a todo volumen y llamar gilipollo a todo lo que se mueve. Es decir, genera estréssss y mal rollito. Este handicap me ha llevado a desarrollar un método infalible, demoledor, que convierte todo ese veneno kármico en amor y llega a los demás conductores e ineptos sobre ruedas con la candidez de un desgarro anal: Se acabó poner cara de macarra, se terminaron los espumarajos candentes de ira sobre el salpicadero, la violencia verbal y los cabreos cósmicos. ¿Se pone ustez verde como el increible Hulk o es que se le está poniendo cara de Guardia Civil? No se avinagre, se acabaron las metamorfosis. Vuestros bebés no volverán a aterrorizarse, el amor al volante lo cura todo:

Esta mañana un conductor, que bien podría protagonizar un poster del circo del bombero torero, me ha hecho una pirula monumental (Casi paso a formar parte del monumento tan feo que ha puesto el ayuntamiento en una de esas rotondas gigantes.) Aparte del careto de bombero torero, la bocina de mi coche le ha puesto cara de Pichi (… quesel chu-lo que casti-gá…) y querer bailar un chotis conmigo. Esa actitud arrogante de matón de patio de colegio le ha cambiado drásticamente: tras una sonrisa rebosante de mojo, le he lanzado un beso.

Mientras me alejaba, observaba a través del retrovisor como se le hinchaban las venas del cuello y los jugos gástricos del carajillo le ulceraban la garganta. Todo el veneno que debería haberme tragado camino al trabajo se lo había devuelto con un beso. No podía ser posible: ¡Superpoderes!. Creí ver como le estallaba la cabeza dentro del vehículo antes de estrellarse con una farola. Por un instante me sentí como el tanga de una adolescente cachonda del que no se puede apartar la mirada. Y aunque lo suyo no era furor genital precisamente, sí que le había tocado los cojones.

Aceleré sobre el asfalto con el espíritu de un oso amoroso en una peli de Madmax, quería comprobar si ese simple gesto podía ser más romántico que levantar el dedo corazón: aquella mañana lancé besos a diestro y siniestro: en esta ciudad la gente debe hacer las prácticas en feria que es cuando ponen los coches de choque. Cuanta más imaginación ponía en cada ósculo más se encabronaban todos aquellos bellacos: Desde metrallear piquitos ñoños hasta besos con lengua, ideales para bajarle los humos al sexo contrario… Aquella mañana había descubierto el poder de la fuerza Jedi, ni sables laser ni ostias: besos. (En un juicio no es lo mismo un palo en la cabeza que un beso al aire que, al igual que los pedos, lo mismo ni le das.)

Hacedme caso amigos, podreis dignificar vuestras L, el sexo amateur está en alza.

Antes de terminar esta entrada, quiero dedicaros y dedicarles un ósculo asfáltico a todas esas mujeres conductoras que ganaron su carnet de conducir en la barraca de la feria del pueblo de su puta madre: a esos ancianitos que han sustituido sus tacatacas por cochecitos con forma de kinder sorpresa (deben recertarlos en la seguridad social): a ese niñato que lleva un cigarrito en la oreja y paga la letra del deportivo, la rubia y los colegas adocenados en el asiento trasero con la pasta que saca de vender mierda en los institutos: a ese señorito andaluz que lleva una banderita de España en el cochazo y puede pagar todas las multas y pirulas que le salga del nípero… para todos vosotros mucho LOVE.

Anuncios

6 Responses to “Amor Asfáltico”


  1. 1 urodonal 30 marzo 2008 en 10:08

    Love love love . Quizás ha iniciado usted, sin saberlo, un movimiento capaz de transformar el planeta. Ya le veo, ataviado con una túnica blanca,en lo alto de una colina, lanzando un gran beso a toda la humanidad que, arrodillada, pide amor y más amor (Me pido primer para el puesto de apostol).

  2. 2 El Anacoreta Urbano 8 abril 2008 en 6:36

    Urodonal: Tú lo que quieres es fundar una iglesia. Hazme un favor, si no resucito, predica el amor libre con el dedo corazón. (Es la única parábola que da lugar a cientos de interpretaciones…)

    A todo esto… ¿Alguien ha practicado ya el Amor Asfáltico?

  3. 3 Silvia 14 junio 2008 en 17:49

    Simplemente me he descojonado. Es que el amor lo puede todo, jajajajajaj

  4. 4 Junkie 15 junio 2008 en 16:33

    me encantado la historia; yo no me atrevo a soltarle un beso a alguien, aunque luego me enorgullezca de no haber reaccionado mal, y que sea sólo él el que se cabree, y así le de un infarto. Suelo ser un poco puñetero, y por ejemplo,si me pitan en un stop por ser prudente; entonces me quedo aún más tiempo parado que no quieres caldo, pues toma tres tazas! y si además de eso luego la calle es de dirección única, iré todo lo lento que pueda mientras miro por el retrovisor como le sube la tensión al galope. Si es que el mundo está podrido, si un día me veo con ganas, le suelto un beso al aire a uno con una sonrisa de oreja a oreja y luego a ver que cara pone; suena divertido al verdad.
    Saludos!

  5. 5 Junkie 15 junio 2008 en 16:35

    me encantado la historia; yo no me atrevo a soltarle un beso a alguien, aunque luego me enorgullezca de no haber reaccionado mal, y que sea sólo él el que se cabree, y así le de un infarto. Suelo ser un poco puñetero, y por ejemplo,si me pitan en un stop por ser prudente; entonces me quedo aún más tiempo parado que no quieres caldo, pues toma tres tazas! y si además de eso luego la calle es de dirección única, iré todo lo lento que pueda mientras miro por el retrovisor como le sube la tensión al galope. Si es que el mundo está podrido, si un día me veo con ganas, le suelto un beso al aire a uno con una sonrisa de oreja a oreja y luego a ver que cara pone; suena divertido al verdad.

  6. 6 sherenguety 27 julio 2008 en 20:17

    Muy bueno colega pero un dia tendrás mala suerte, toparás con el violador de camioneros de la M-30 y a ver como te libras de él


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: