“A Follar! A Follar! Que el mundo se va a acabar!”


– Nunca antes me había sucedido esto… – Se apresuró a decir mientras contorneaba su cintura friccionando nuestros vaqueros como si aquello fuese un rodeo a cámara lenta.

– Me refiero a quedar con alguien por internet así, de repente…

– Yo tampoco – … Que putos mentirosos.

– Necesito mimitos…
– Añade con carita de niña perdida, una esbelta rubia con culito apretado de catálogo Marie Claire, 1,80, piernas de infarto y gracias, dios mio, por los alimentos y el tanguita que nos vamos a cenar.

Pretende jugar, hacerse la dura apartándome su boca en el último momento, forma parte del apareamiento humano pensar que se tiene el control en determinadas situaciones. El calentamiento global es una de ellas, otra puta mentira al descubierto que nuestro desbocado deseo de follar o ser follad@ nos hace pasar por alto con una sonrisa subtitulada.

Queremos perder el control. Y mientras, su gato se meaba en mis bambas. No recuerdo el nombre del jodido animalito intóxicado de feromonas pero imagino que debería acabar su existencia llamándose Chopsuey en el restaurante chino del barrio. Nos levantamos del sofá sin dejar de masacrarnos la boca. Y entre desgarro y desgarro de labios precipitamos las palabras en aquella fiebre de delirio compartido. Había metido ya mis pulgares en la pretina de sus pantalones. Me encanta.

– Vamos a la cama….

…Sí.

Avanzamos por el pasillo sin camisetas, despedidos de pared en pared por el escalofrío que nos provoca la cálida desnudez y la saliva que se enfría sobre nuestros cuellos. Entramos en un pequeño dormitorio desvistiéndonos sin reparos y a ella, que ya había comenzado a comerme un pezón como una pantera devorando un Ñu desvalido en aquella sabana, nunca antes le había sucedido eso. En un abrir y cerrar de ojos, anestesiado por las heridas que abría en cada dentellada, tenía mi polla en su boca. Esto no
puede estar pasando, reflexioné descendiendo mi mirada, al borde del acantilado sobre el que no cesaba de romper aquel oleaje. Recordé las cintas que papá camuflaba en algún lugar de la videoteca, un cajón de sastre y retales del cine porno de mediados de los 90, la mayoría de ellas fundamentadas en la casualidad de la causalidad: “Oh! Oh!… A follar!, a follar! …que el mundo se va a acabar!” Exclamaba en un alarde del doblaje español uno de los follagonistas.

Y efectivamente se acabó.

Mami… ¿Que estás haciendo? – Pregunta un niño en pijama desde la puerta entornada de la habitación.

¡Por Crom! En aquel instante traumático hubiera preferido una aparición mariana, un encuentro en la tercera fase o, mejor, a los asesinos de Puerto Urraco disparandonos a bocajarro y sin piedad sus escopetas de caza tras irrumpir allí con las mandíbulas desencajadas. Explicaría, sin ninguna duda, la cara que habría dejado en mi cadáver engarrochado, rigor mortis que lo llaman señora… Un careto similar al de Jose Luís López Vázquez al descubrir en aquel corto de Mercero que una cabina de telefónica será su ataud… más allá de afanarle el cambio. Hijosdeputa.

¡Vete a la cama! – dice aún con la boca llena mientras el pequeño Chopsuey se cuela en la habitación para meterse otro chute de feromonas y vengar el ronroneo interrumpido por el celo de su amita con una nueva micción. Se sienta sobre mis pantalones y dice “Miau!”.

Tras excusarse desaparece desnuda de la habitación y antes de cerrar la puerta me resucita.

No te preocupes. Es sonámbulo.

– ¿Sonámbulo?

Sí. Sonámbulo.

Tenía razón, pensé mientras me vestía a toda prisa: Nunca antes me había sucedido esto.

Anuncios

8 Responses to ““A Follar! A Follar! Que el mundo se va a acabar!””


  1. 1 El currante 25 octubre 2008 en 16:46

    Eh.. um……… este….. Pasapalabra…

  2. 2 lapaula 27 octubre 2008 en 16:41

    vaya con las circunstancias adversas, qué habrás hecho tú para merecer eso!!:D

    Será recomendable capar al gato?? (glups) Lo pregunto por el inquilino, que aún es un crío pero en cualquier momento, le crece el pene y como se mee en las bambas de algún noviete me da algo.

  3. 3 Anónimo 27 octubre 2008 en 23:37

    uhm … y yo que creo que me he hecho un lio con la historia … ¿realidad o sueño? , ¿un gato sonánbulo o el hijo de la rubia? … Dios lo que tiene leer tras un día de mierda , que no te enteras de la misa ni de la mitad :S Por cierto, genial tu blog.

  4. 4 princessatriste 28 octubre 2008 en 0:40

    ¡Joder chiquillo! , pues yo tampoco me aclaro con los personajes , me vas a tener que hacer un croquis … ¿un gato sonámbulo? … y otra cosa ¿cómo pudo hablar esa mujer con todo el mandao en la boca sin librarte del mordisco o el colmillazo? … misterios sin resolver O_O

  5. 5 El Anacoreta Urbano 28 octubre 2008 en 3:53

    Currante: Lo entiendo.

    lapaula: El cabrón del gato vela por la seguridad de la casa, pero es muy posible que el niño cuando crezca quiera mearse también encima de las bambas del que vaya a su casa, a pesar de que nunca le había sucedido nada parecido.

    Anónimo: Entiendo que follar con una rubia con ese perfil pueda ser un sueño para algunos. En mi caso sería una injusticia decir si es verídico o no. El único consuelo que me queda es pensar que las rubias no leen blogs. Gracias por tu comentario, espero que me agregues a tus favoritos.

    Princessatriste: Ok! El hijo de la rubia es el hijo de la rubia y chopsuey es chopsuey, a ser posible con gambas. Hay gente con la capacidad innata de la ventriloquía pero no es el caso, es una manera de hablar de la escala de importancia que la mami le da a los elementos de la situación. El nene de la rubia estaba durmiendo en la cama de matrimonio de su mami, yo creo que lo hace inconcientemente cuando tiene el presentimiento de que su madre tendrá compañía esa noche. Por eso los protagonistas acaban en el dormitorio del pequeño, territorio comanche. Pero esto no aportaba mucho a la historia. Después me acusan de hacer textos demasiado largos…

    Gracias a todos por los comentarios. Me ayudan a entenderme mejor.

  6. 6 rataperezosa 28 octubre 2008 en 7:33

    Perdón, quieres decir que el niño de la rubia, ese tal chopsuey… ¿¿qué dices que se metio en la boca??

    No, no, ahora en serio. Fenomenal historia, como siempre, pero el nene, con la excusa de que es “sonámbulo” tiene espectaculo porno gratis a costa de la madre… si ya lo digo yo, un mundo de locos…

  7. 7 El Anacoreta Urbano 28 octubre 2008 en 8:00

    rataperezosa: Veo que te levantas tempranito… las 7:30. Uocuhs! A esa hora es cuando yo me voy a dormir… mi vida es un descontrol.

    Eso es lo que pienso yo. Hoy en día un chaval de 8 años se está iniciando en la sodomía sin ningún reparo.

  8. 8 El currante 28 octubre 2008 en 20:41

    Repuesto del susto y de la impresion te puedo asegurar que lo del gato no tiene que ver con tu condicion de follador ocasional. Aqui el minimo domestico, sin ir mas lejos, ha tenido el genial detalle de bautizarme la almohada cuando me he tenido que levantar de la siesta por culpa de una de esas llamadas de las que ya hemos hablado por aqui. Una de esas que te quieren vender conexiones internauticas y que tienen la habilidad de joderte la vida. Nada que no sepas vamos. Lo peor es que la ha faltado tiempo al biznieto de puta.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: