Archivo para 27 agosto 2009

Juegos malabares

Salí de la pastelería con dos enormes donuts recubiertos de una quebradiza y fina capa de azúcar y la sonrisilla de un niño malo.

Allí en la calle, desapercibida ante un estrambótico gorro de colores sobre el que germinaban esporádicos unos pocos céntimos, estaba ella: Una joven y preciosa rubia de pelo rasta haciendo malabares con un diábolo. Me detuve ante el ignorado espectáculo callejero con el que recorría el mundo. Intercambiamos un par de miradas fugaces: mi media sonrisa sostenida en el primer bocado de un dulce Versus su risilla tímida e intermitente, robada a la atención del malabarismo.

No tenía sujetador, era libre. Yo no tenía un euro en el bolsillo, también lo era… Seguir leyendo ‘Juegos malabares’

Hágalo Usted Mismo!

Yo Ikeo,
Tú Ikeas,
Él Ikea,
Nosotros Ikeamos,
Vosotros Ikeais… Seguir leyendo ‘Hágalo Usted Mismo!’

El Camino

Seguir leyendo ‘El Camino’

Vieja columpiándose en un Picasso

Vieja columpiándose en un Picasso

Surrealismo cubista

foto: El Anacoreta Urbano

Vendetta

No soy Quevedo, pero por lo que veo tú vas de Góngora, Galatea. Si galanteas como un gato de angora en celo yo te busco un Polifemo, que te eche el ojo en tu fábula: Para que confabules tus bulos sin tener que bajar más cremalleras… no te desabroches, no más gatos por liebres en tu fiebre del sábado noche. ¿No sabes que soy libre? Escapé a través del poster de Raquel Wells. Seguir leyendo ‘Vendetta’

Mientras escribo

Tengo días en los que tecleo antes de pensar, todo fluye y la creatividad me devuelve a la inocencia, a la infancia. Cuando encuentras una idea o un concepto que te hace desarrollar cuatro o cinco páginas de bloc a boli ( Un verdadero laberinto de historias y textos engarzados como piezas de puzzle sobre una hoja en blanco, para seguir dejando anotaciones como afluentes de un rio de tinta bic una vez acabado.) vuelves atrás en el tiempo, eres capaz de rescatar toda clase de sensaciones primigenias que la imaginación se encargó de grabar con pasión en la niñez y la desilusión se encargó de enterrar entre spam y decepciones. Seguir leyendo ‘Mientras escribo’